Cómo preparar un examen tipo Test

Siempre que hablamos de un examen tipo test tendemos a confiarnos y no prepararlo de la forma correcta, infravaloramos esta fase de las pruebas, porque la vemos mucho más fácil que otras, pero la realidad es que son muchas las personas que caen en esta parte del proceso.

En el camino a conseguir tu plaza tendrás que enfrentarte a un examen de este tipo, por esta razón queremos ayudarte a hacerlo lo mejor posible. A continuación, os presentamos una guía de consejos y trucos sobre cómo superar esta fase y no caer en el intento:

1. Atiende a las instrucciones del responsable de aula y pregunta si tienes alguna duda.

Es muy importante que escuches y entiendas las instrucciones, de esta manera puedes ahorrarte algún disgusto. Y si no tienes algo claro, no tengas miedo de preguntar.

2. Conviene que leas todas las preguntas antes de empezar a responder.

Algunas te pueden dar pistas o incluso la respuesta de otra. Puedes agrupar las preguntas por temas o bloques de materias para ir resolviendo cada agrupación de preguntas, evitando ir de un tema a otro completamente diferente.

3. Debes leer detenidamente la pregunta y, una vez entendida, pasa a leer todas las respuestas.

No pares la lectura cuando creas haber encontrado la respuesta correcta; puede ocurrir que otra sea también correcta pero más completa y, por tanto, la opción a señalar.

4. Responde con agilidad.

No te detengas mucho tiempo en las preguntas que no tengas claro la respuesta correcta. Debes contestar primero las preguntas que sabes con seguridad y dejar para un repaso las que te planteen dudas.

5. Nunca cambies una respuesta ya elegida si no estás completamente seguro del cambio de elección.

Confía en ti y en lo que sabes, no dejes que la duda te juegue una mala pasada. Si no estás seguro, lo mejor es dejar la primera opción que elegiste.

6. Observa las pistas entre líneas.

Normalmente, suelen ser incorrectas las opciones que no concuerdan gramaticalmente con el enunciado, que no pertenecen al mismo tema de la pregunta o que están formuladas con un estilo diferente al del resto de opciones o respuestas.

7. En caso de dudar entre dos opciones muy parecidas:

Si las respuestas difieren solo en una o dos palabras, prueba a leer el enunciado de la pregunta seguido de cada opción, para ver cuál resulta más adecuado o ajustado.

8. Ten cuidado con las alternativas “todas las anteriores” o “ninguna de las anteriores”.

Son muy inclusivas y para que sean ciertas hay que ir confirmando o anulando respectivamente todas las anteriores.

9. Cuidados con las expresiones empleadas en los enunciados.

Atiende especialmente a la utilización en el enunciado de las expresiones “todos/as”, “nunca”, “algunos/as”, “si”, “no”, pues son determinantes en el significado de la pregunta.

10. Cuidado con las respuestas que contienen las expresiones “nunca” y “siempre”.

Son expresiones muy restrictivas. Para elegirlas como correctas debes estar completamente seguro, la mayoría de las veces suelen ser incorrectas. En cambio, “a veces” o “frecuentemente”, tienen más posibilidades de resultar correctas.

11. Cuidado con los enunciados engañosos.

Las respuestas demasiado largas o enunciadas de forma informal, suelen ser engañosas.

12. Si te encuentras con un término desconocidos:

Puede resultar muy útil conocer sufijos, prefijos y raíces de palabras para deducir su significado.

13. La técnica de la eliminación de las respuestas anteriores:

Esta técnica a veces puede resultar útil. La opción correcta será la única que no es incorrecta, aunque no te parezca del todo correcta.

14. Cuando no entiendes una pregunta:

Si se formula la pregunta en sentido negativo y no eres capaz de interpretarla correctamente, conviértela en sentido positivo o afirmativo y tendrás tres respuestas correctas, elige la incorrecta.

Ahora que conocéis estos trucos, esperemos que los pongáis en práctica y os sirva para dar lo mejor de vosotros.

Ya solo queda estudiar a fondo el temario, recuerda no dejarte nada. No dejes que un examen tipo test pueda contigo, demuestra lo que tienes y ve a por tu plaza.

Mucho ánimo con el estudio y suerte para los que estéis próximos a examinaros.

También te puede interesar : Cómo memorizar el temario de una Oposición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *