6 errores a evitar para salvar tus oposiciones

El sueño de cualquier opositor es conseguir un trabajo estable. Para ello, como ya sabemos, es esencial la constancia y la dedicación. En las oposiciones un solo error, por pequeño que sea, puede costar muy caro.  Siempre habrá factores externos que se escaparán de nuestro alcance. ¡Pero no hay que preocuparse y en este post vamos a centrarnos en evitar esos errores que pueden jugarnos una mala pasada!

Subestimar las pruebas orales. Aunque no lo quieras reconocer, prepararse las pruebas orales es tan importante como la preparación de los temarios. La improvisación en este tipo de pruebas no es una opción si lo quieres hacer bien. La clave está en ensayar mucho y diseñar estrategias que nos ayuden a superar esta parte de nuestras oposiciones.

Evitar el debate. El miedo o la inseguridad ante el Tribunal de las Oposiciones puede provocar que tus argumentos no suenen  muy convincentes, lo que puede hacer que pierdas la credibilidad. A esto hay que sumarles los nervios que pueden aparecer ocasionando que se nos olviden algunos puntos importantes como las conclusiones ¡Acuérdate de forma adecuada tu exposición! Prepárate bien la prueba oral y deja la inseguridad y el nerviosismo en casa.

Usar técnicas inadecuadas de estudio. Es un error preparar todos los exámenes con el mismo método de estudio. Hay que elegir la técnica adecuada para cada tipo de examen, es decir, un examen tipo test no se prepara de la misma forma  que un examen escrito.

Jugar a las probabilidades. “Tengo que responder 33, me puedo dejar 23 en blanco y fallar 15”.  Este tipo de especulaciones, además de restar  tiempo y concentración, hará que te conformes con muy poco. Ignora a quiénes dicen que un tema no ha salido nunca. Si está dentro del temario es por algo. Recuerda que tienes que aspirar al 10 y sacar lo mejor de ti durante las oposiciones.

No respetar tu hábito de estudio. Tener un hábito de estudio es fundamental para aprobar unas oposiciones. Definirlo es muy fácil y somos conscientes de lo complicado que es cumplirlo, pero todo esfuerzo tiene su recompensa. ¡Verás cómo merece la pena!

No repasar lo suficiente. Si repasaste una vez más ese tema puede marcar la diferencia entre ver tu sueño cumplido o tener que volver a presentarte, parece una buena elección dedicarle cinco minutos más ¿no?

¿Te ha interesado este artículo? Tanto si estás inmerso en el universo del opositor como si estás empezando a estudiar unas oposiciones, te recomendamos que leas también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *